martes, 5 de junio de 2012

El tiempo lo dirá; O no

Escribir sobre las relaciones de afecto y amistad seguramente no es tan complicado como conservarlas en el tiempo. Hoy en día con la presencia constante de Facebook y otras redes sociales, el hacer amigos se ha convertido en una cosa banal, que sucede con mucha frecuencia y que para muchos pasa casi desapercibida. Construir sobre esas nuevas relaciones depende de muchas cosas; si el nuevo amigo es un amigo de infancia que volvió a aparecer, o si es alguien completamente nuevo en espectro social de uno. O si hay amigos e historias en común, o de los objetivos que se persigan con esa relación? El caso es que esas relaciones tienen una base tecnológica antes que afectiva. Las cosas se dicen por chat o por Skype y todo depende de la disponibilidad y los husos horarios de los amigos en potencia. Están también las relaciones de toda la vida que se ven atravesadas por estas redes sociales debido a la ausencia de las partes. Yo, por ejemplo continúo en constante contacto con mis amigos y amigas del alma gracias a Skype y a Facebook. Pero así y todo se me antoja difícil. Me falta el abrazo, el cafecito conversado y la lloradita en el hombro. Ni hablar de esas relaciones que uno creía para toda la vida y que de un momento a otro, plas! Se acaban. Confieso que unas se acabaron de un momento a otro sin son y ton y creo que nunca me enteraré de los motivos que llevaron a otros a simplemente dejarme de hablar y hay otras a las que yo misma decidí ponerles punto final por motivos que no vienen al caso. En todo caso yo vivo tranquila y sé que las amistades verdaderas, esas que se llevan en el alma, están a prueba de todo y que si se acaban o se enfrían es porque lo que creíamos indestructible estaba construido sobre espejismos y falsas expectativas. Así que no me estresa mucho que esos amigos ya no estén a mi lado. Hay, otros por ejemplo que se alejan por un tiempo pero el cariño sigue intacto y todo volverá a la normalidad en algún momento de la vida. O no; eso sólo el tiempo lo dirá Pero en todo caso yo vivo feliz con los amigos que están a mi lado y tranquila por los que se fueron, o a los que yo me les desvié del camino. A todos, inclusive a los que yo misma decidí alejar de mi vida quiero decirles hoy que a pesar de la distancia, las diferencias, los malos entendidos y a pesar de todo, los quiero mucho y les estoy muy agradecida porque gracias a su amistad he aprendido lecciones imprescindibles. Ustedes me han construido y cada uno, en su momento a aportó en mí cosas que no cambio por nada. Especialmente a aquellos que no están porque yo misma decidí apartarme, quiero decirles que en mi corazón solo hay perdón y amor; que el pasado ya quedo atrás y que la vida seguramente nos volverá a juntar. O no. Eso sólo el tiempo lo dirá A mis amigos y amigas del alma: ahí seguimos por Facebook, Skype, What?s Up o Messenger. Los abrazos, las lloraditas y los cafecitos vendrán algún día. O no. Eso también sólo el tiempo lo dirá