viernes, 1 de octubre de 2010

Post-Y

A veces las palabras no alcanzan a explicar el por qué de las cosas. Hay cosas que se explican por lenguaje del recuerdo y los gestos de la memoria.  La sonrisa cómplice también ayuda a explicarlo todo.