viernes, 1 de octubre de 2010

Post-Y

A veces las palabras no alcanzan a explicar el por qué de las cosas. Hay cosas que se explican por lenguaje del recuerdo y los gestos de la memoria.  La sonrisa cómplice también ayuda a explicarlo todo.

3 comentarios:

  1. : ) La sonrisa cómplice es importante porque a veces uno necesita testigos de sus propios recuerdos, alguien para mirar y que uno sepa que todo sí pasó...

    Qué bueno que haya entrada otra vez en este blog!

    ResponderEliminar
  2. Otra vez tengo ganitas de escribir por aqui. Lo que he estado escribiendo no lo he publicado... pero volveremos a estar activas por aqui.
    Viste la foto gemela de la hamaca?

    ResponderEliminar
  3. Sí la vi... te mandé la gemela!

    ResponderEliminar