martes, 12 de octubre de 2010

Amar, comer y rezar...(pero con alguien!)

Nunca he tenido "issues" con la soledad.  Obviamente hay momentos en los que me confronta pero nunca me asusta. De hecho disfruto mucho cuando tengo raticos para mi sola. Me encanta viajar con mi morral como único compañero. De hecho esas voladitas que me pego al Tayrona o al Parque de los Nevados son para mi, algunos de los placeres mas ricos de la vida.
Aun recuerdo los viernes por la noche en los que salía a caminar. Pasaba por los bares atestados de gente y seguía de largo, con la luna como única testigo de mis pasos. Mis amigos a veces pensaban que yo era medio rarita.. A quién se le ocurre salir a caminar cual "cusumbosolo" en lugar de irse por ahí de bares a emborracharse hasta el amanecer!?! pues a mi. A mi se me ocurre. Y me encanta!
Y disfruto mucho ir a cine sola también . Obviamente ir a cine con alguien es muy rico. Pero quiero decir: No le veo nada de raro meterme sola a un cine con un paquete de crispetas a disfrutar una película. Me encanta.
Pero ayer algo paso.  Me fui sola a ver una película que finalmente no me gusto tanto como el libro (suele suceder). y por primera vez no me gusto el plan. Disfruté mis crispetas, me alegro también el hecho de no tener que elegir entre esta o la otra... porque eso de ir con un novio a ver una película romántica es todo un logro... y por lo general le toca a uno la semana siguiente ir a ver esa de acción a la que uno no iría ni loco..
Pero el domingo fue distinto. Y sobre todo confrontador. Salir de fiesta la noche anterior, haber bailado hasta el amanecer, haber estado con gente de todos los gustos, sabores y tendencias... y luego, al día siguiente, Irse solo para cine, mas por obligación que por decisión... Jode. y jode un montón.
Que esto no suele a quejita, ni a "ay pobre de mi"... Tampoco que a mis amigas les suene a reclamo.. Es asi. Es lo que hay. y la verdad, me esta cansando mucho lo que hay.
Vendran tiempos mejores...digo yo.

sábado, 2 de octubre de 2010

Instinto

Esta clarisimo que en muchas ocasiones actuamos con base en nuestro instinto animal.  En medio de un terremoto alguien puede echarse a los hombros una nevera y salir corriendo...En otra situacion seguramente no es capaz de semejante cosa.  O una madre es capaz de defender a su hijo como sea, frente a quien sea y sin medir las consecuencias.  Hay respuestas irracionales, viscerales, no programadas. Hay acciones socialmente inaceptables, éticamente cuestionables y moralmente reprobables..Pero las hay. Y uno las realiza y uno las acepta, no las cuestiona y mucho menos las reprueba. Pero el resto de los mortales seguramente tendrán sus opiniones al respecto y se les respeta.

Claro que opinar desde afuera es muy fácil. Ver los toros desde la barrera es sencillisimo  Otra cosa muy diferente es estar en traje de luces con capa en mano y el toro al frente.
Uno aprende a pensar, a evaluar, a sopesar pros y contras, a hacer calculos  de consecuencias... y ya despues a tomar la mejor decision. O la peor, pero al menos a uno le enseñan a analizar antes de actuar.

Pero hay situaciones y personas que nos impulsan a dejarnos llevar, que nos despiertan ese instinto animal tan necesario para los terremotos y tan peligroso para esos momentos en los que metemos la mano al fuego, nos quemamos y tocamos el cielo pero con un pie en el infierno.


Esos momenticos fugaces son inolvidables y deliciosos. Y uno se siente bien y tranquilo.  No se miden las consecuencias ni se analizan los pros y los contras (por lo general hay mas contras que pros).  Pero esos momentos tambien nos representan, nos dan aire, nos definen y nos hacen por instantes muy pero muy felices.  Como alguien lo dijo: lo dejan a uno con "muchísima levedad de ser como caminando en nubecitas". ;-)

viernes, 1 de octubre de 2010

Post-Y

A veces las palabras no alcanzan a explicar el por qué de las cosas. Hay cosas que se explican por lenguaje del recuerdo y los gestos de la memoria.  La sonrisa cómplice también ayuda a explicarlo todo.