lunes, 22 de junio de 2009

Yoga, lluvia, amigos y tu



Nos encontramos por la mañana para ir a Las Mercedes: una finca bellísima llena de energía increible y olor a campo y orquídeas. Después de recorrer los rincones de la casa y observar el paisaje, elegimos el lugar apropiado para la sesión yoga. Un regalito que quise hacerle a dos personas super lindas, llenas de energía, de luz y sensibilidad. Dos artistas del alma, fotógrafos de vidas, contadores de historias y discípulos de la vida.
Había en ellos espectativa, dudas tal vez, curiosidad y mucha tranquilidad. Hicimos Yoga, nos regalamos unión, entrega, aceptación y humildad. Compartimos la fuerza de la montaña, el concierto del río y el vuelo de los pájaros. Almorzamos en medio de risas y relatos para luego volver a Manizales a tomar café.
.................................................
Allí te encontré, me besaste en la boca a plena luz del día.
Sin verte estuviste presente, sin escucharte me susurraste palabras al oido, sin tocarte, pusiste tus manos sobre mi cuerpo y sin conocerte estuviste siempre a mi lado.

Pre-Sentimiento anterior

Publicar entrada
Y ahí está ella de nuevo: presente y distante, con la mirada de la complicidad, el sabor de lo prohibido y el anhelo de lo eterno. Un encuentro esperado y aplazado.
Ya había imaginado aquellas manos que recorrieron su espalda y las recordó en el instante en el que su cuerpo reconoció al de su amante.
Cuando ella entendió perfectamente las palabras que él le dijo con sus ojos.
Ambos se dieron cuenta de que sus labios ya se habían besado, de que sus cuerpos sin antes sentirse, se habían vuelto encontrar.
Allí entendieron que se conocían y que venían del pasado para toparse en el presente desearse en el futuro.
Y allí están ellos de nuevo: presentes y distantes. Amados desde siempre los amantes.