viernes, 18 de septiembre de 2009

La felicidad es nuestra identidad.




Y aquí estoy de nuevo. Haciendo lista de pros y contras,  calculando, comparando, observando, tanteando qué puede ser mejor, dónde puedo estar mejor, cuál es el lugar apropiado para mi y para Juan...
La lista está muy pareja: que aquí hay más actividad cultural; que el clima allá es más agradable; que aquí las posibilidades de viajar son mayores; que allá están mis amigos y mis afectos; que la pedagogía del colegio de Juan aquí; que los amiguitos y tías putativas allá.  En ambos sitios estamos bien. En ambos lugares somos felices... pero la realidad es que económicamente me será imposible quedarme un mes más. De hecho, si no consigo trabajo la próxima semana, tendré que regresar a Colombia. Ya no es una cuestión de meterle la ficha, ya es una realidad.  Hay que saber detenerse y entender que si no se puede seguir adelante lo mejor es voltear la cabeza y emprender de nuevo el camino de regreso.
Y ver en ese camino de regreso todo lo aprendido y todo lo vivido. Nuca veré ese regreso como una pérdida ni como un fracaso; y para quien así lo crea será  su problema y su opinión.
Para mí será una fantástica experiencia, un poder decirle a Juan en un futuro: tu mamá lo intentó, tu mamá quiso mostrarte el mundo, tu mamá encontró para tí el mejor colegio de Bruselas, tu mamá dejó lo poco que había construido en Colombia para mostrarte la vida en Bélgica.
Pero también con orgullo le podré decir: tu mamá decidió regresar antes que irse a trabajar en cosas que no estaban acordes con su formación, capacidades y expectativas porque tu mamá ante todo tenía que ser feliz y estar a gusto con su vida. Así que aquí estamos hijo mio, en Colombia de nuevo, al lado de tu abuelito que te adora con locura, jugando con Nico los fines de semana, visitando a Tomy, besando a Anita a Pato a Lore y a Juli, leyendo cuentos en la librería, montando en moto en Juan Valdéz y caminando por la 23.  Aquí estamos Juan.  Hablando Español en lugar de Holandés,  viajando a Bogotá y no a Amsterdam, montando en buseta y no en tren, y felices Juan. Siempre con la cabeza en alto, siempre con la sonrisa y las ganas de salir adelante. Siempre triunfadores y jugando con la vida así como ella se divierte jugando con nosotros.
Porque tu hijo mío, así como Cabral, no eres ni de aquí ni de allá. Tu eres del mundo... Perteneces al lugar en  el que tu elijas ser feliz... y tu eres feliz por naturaleza...como tu mamá... Tu eres feliz en donde estés...Porque tu color de identidad hijo mijo, como el de Cabral es el de la felicidad.


Nota: para aquellos (as) que se preocupan y sufren porque aquí la presente "no pone el huevo" "no se ubica" "no tiene un plan de vida concreto"  "no sabe para dónde va"  tranquilos...no se afanen,  éste es mi camino, así se me presenta la vida, tal vez en la movilidad y el cambio está mi ubicación; mi huevito es Juan y él va conmigo hasta la muerte y más allá, mi plan de vida concreto es la felicidad, la verdad y la tranquilidad de consciencia y eso, se los aseguro lo he conseguido y sí que sé para dónde voy: para adelante partiendo siempre desde este presente que me acompaña y me protege.  Así que no sufran que yo estoy bien así como estoy.  Más bien les recomiendo que esa energía que gastan en preocupaciones, críticas o comentarios, enviénmela en buenos deseos, sonrisas y buen rollo o déjenla para ustedes. Un beso y se les quiere.

42 comentarios:

  1. Siempre la decisión correcta, será la que tomes. Así como no es fácil marcharse del país, tampoco lo es regresar... y de eso, de valentía tienes mucha.

    ResponderEliminar
  2. La felicidad o cuan felíz sean las vidas de Juan y tuya depende de factores internos como: estado anímico, deseo, alegría y factores externos: el medio en el que viven, las competencias que exige el mundo. La persona más feliz es la que necesita menos cosas y siempre será feliz, la que es feliz con cualquier cosa, por lo que la felicidad es algo muy personal y subjetivo, las cosas que nos dan felicidad son muy personales y varían para cada persona. La felicidad no es algo que se busca, ni que se encuentra, la felicidad es un camino.
    Nuevamente te reitero mis votos y deseos porque mantegas aspiraciones elevadas, expectativas moderadas y necesidades pequeñas y por supuesto que seas muy feliz en compañía de juan tu adorado hijo.
    Tita

    ResponderEliminar
  3. Preciosa, que bonito!!! así te conocí y así te conoceré, la vida es para vivirla cada uno a su manera.

    un abrazo, te quiero mucho... besos a Juan!

    Pamela

    ResponderEliminar
  4. Ah...solo mucha energía, un abrazote bien grande y eso es verdad pa delante..........te quiero mucho.........

    ResponderEliminar
  5. Està claro: Se hace camino al andar. Nadie màs que uno tiene por què saber cuàl es la direcciòn ni a dònde se quiere llegar. Tu tienes la inteligencia y el sentimiento que se requieren para vivir una vida plena. Dificultades habrà siempre aquì y allà pero creo que todas las decisiones que has tomado han estado marcadas por vivir el aquì y el ahora. Y eso es lo que importa. Te espero para ayudarte a ser feliz con Juan. Un beso. Tu padre

    ResponderEliminar
  6. Hola luisa, sigue leyendo tu destino, a veces las señales del camino son visibles, a veces no.Hoy la falta de respuestas, no significa su inexistencia. la poca claridad en el sendero es promesa de un amanecer. Espèralo. Un Abrazo. Adalberto

    ResponderEliminar
  7. Mi Luisis y Juan!!! Bienvenidos de nuevo por aqui!! Hogar dulce hogar los espera!!!

    Adrianita

    ResponderEliminar
  8. La felicidad la encontramos en cada segundo que vivimos. La vida es hermosa por todas las cosas buenas, por que nada es malo. Juan esta tambien buscando su camino, pero todo esto lo llena y lo hace valorar lo mas hermoso que tiene..Tu. Muchos creen que la "estabilidad" se encuentra en estar perdidos entre los limites que le permiten los afectos de los otros, pero no han encontrado la estabilidad en ellos mismos, y tu "viajera","sin plan concreto" haz disfrutado el sabroso sabor del verdadero amor, del amor por la vida, por sus aventuras y locuras cargando el mas hermoso de los morales a la espalda..tu hijo..companero de tu viaje y tu camino, que es tu razon de lucha y locura. Lucha, disfruta, y vive. Te deseo lo mejor en todas las cosas que hagas, que el alma del mundo te acompane a ti y a Juan.

    Un abrazo

    RIcardo

    ResponderEliminar
  9. Hola Luisa Fernanda,
    Acabo de ver tu blog y tu pensamiento respecto a la felicidad. No has llamado a mis amigos en Liege? De pronto te pueden ayudar en algo por alla. Ellos estaban esperando tu llamada.
    Espero que aun tienes sus telefonos.
    Un fuerte abrazo.
    Jean

    ResponderEliminar
  10. De que te preocupas Luisis si tu ya conoces tu felicidad, vive pegada de tu pierna y solo espera que estes ahi para él siempre, tu felicidad es Juan y donde quiera que vivan y como sea que vivan si estan juntos van a estar felices.... nosotros aqui los esperaremos con los brazos abiertos no importa que se sea un mes o toda la vida. Has lo que tengas que hacer que desde aqui estamos contigo..

    Lore Gómez

    ResponderEliminar
  11. Bueno Luisita aqui o allá, estaremos contigo, unidos por finos e invisibles hilos de afecto por los que esperamos te llegue toda la energia que te ilumine y permita hacer lo mejor para ti y para Juan. A veces pensamos que podemos manejar la vida, pero la vida va pasando y nos va llevando, al pasar los años vemos que la vida nos llevó y que los momentos más dificiles tal vez, fueron aquellos cuando nos resistimos a ser "llevados" por la vida. Lo que nunca te faltará será nuestro afecto. Aqui o allá. Beatriz A.

    ResponderEliminar
  12. Luisis, hermoso!!... escuche su corazoncito, confie en él, aca o alla tienen un hogar ..... pertenecen a esa union hermosa y unica!!! Juan nunca podra decir que no tuvo una mamá que se la Jugó entera!!
    Julia

    ResponderEliminar
  13. Caminos tiene nuestra vida y regresar es uno más, que quién sabe a donde te conducirá. Porque es muy posible que tuvieras que ir a España, para luego tener que ir Bélgica y así darte cuenta que podias, si necesitabas y querias, regresar

    ResponderEliminar
  14. Es posible que me conozcas y también que no. Mejor, es posible que me recuerdes y también que no

    ResponderEliminar
  15. Es posible que te conozca y te recuerde más de lo que tu quisieras y menos de lo que crees que me conoces y sabes que me recuerdas tu a mi.

    ResponderEliminar
  16. También a mi me han pedido muchas veces que ponga el huevo, hallar un lugar en el mundo para uno no es nada fácil... tal vez por eso a mí y para mí veo tan difícil la maternidad, porque sin duda esta vida es más sencilla para esos que no se preguntan ni se cuestionan, para esos que lo básico los hace felices... ayer oí algo que decía: "la gente más interesante que he conocido no tenía claro qué quería hacer a los 22, ni a los 44"... tal vez esa falta de claridad o esa multiplicidad de talentos (sin pretensiones!) nos hace proclives a los muchos caminos... quién sabe... nadie sabe... solo uno sabe... por eso, lo más importante, es no andar buscando la aprobación de nadie, ni buscando explicarle a nadie, ni buscando la opinión de nadie, cuando el muy sinuoso camino de uno se hace cada vez más sinuoso...

    Alguna vez opiné... alguna vez me sentí con derecho a ser "Padre" de mis amigos más enrollados que yo... quién soy yo para opinar, que he tenido que lidiar con lo mismo... nadie... quién se salva de tener que pasar por algo así... algunos, que la tienen MUY clara... a veces se me olvida, que yo no soy de esos...

    Gracias por recordármelo! Solo una cosa hago yo, no cuento con nadie, porque a nadie más que a mi le cabe mi sinuosidad, porque cuando cuentas con alguien, alguien se sentirá con derecho a opinar y a querer enderezar... la libertad de esta clase, también nos aleja de la prisión de los demás.

    Picos!

    ResponderEliminar
  17. Y no me ahorcaste ! Soltaré este nudo porque yo quisiera que me recordaras, más que esperar que me conozcas. Si me conocieras más de lo que yo quisiera, pero menos de lo que yo a ti, entonces se perdería la gracia de conocernos partiendo de la premisa de que nos conocemos, porque bien o mal, ya nos conocemos.

    Partir del recuerdo si es fugaz o del recuerdo si ya hubo una oportunidad, incluso, sino la hubo.

    Sigue escribiendo !

    ResponderEliminar
  18. No me salen las palabras cuando el nudo se instala en mi garganta.

    ResponderEliminar
  19. Sabes como salen esos nudos?

    ResponderEliminar
  20. Existen varias maneras: se puede llorar, se puede cantar, se puede escribir o reír a carcajadas. Se puede beber un trago de ginebra o uno de vodka, se puede amar, se puede besar, se puede decir (o escuchar): "porque así me lo pides y así lo decido, porque así lo quieres y así lo deseo, he decidido quedarme a tu lado, tenerte a mi lado y ésta vez no pienso dejarte ir"; se puede amar, se puede besar, se puede tomar otro trago de ginebra y contemplar el amanecer. Hay muchas formas de hacer salir esos nudos. Cuál me recomiendas tu?

    ResponderEliminar
  21. borraste el comentario con el que me ahorcaste?

    ResponderEliminar
  22. Describes una noche loca con sabor y Ginebra en la que también y además se puede llorar. Con todo y todo hasta el amanecer, perfecto así desatar el nudo de un día.

    Y más tareas:

    Cómo se inventa el desahogo?. ¿Cómo otras manos desatan tu nudo, mientras las tuyas sostienen la cuerda, si el mar no es complice y la luna se ha confabulado con el, maquillando una cara de blanco y la otra de negro? ¿No hay manos del mismo lado cuando la luna loca es blanca?

    ¿Será que no te ahorqué, no me ahorcaste y nos equivocamos?

    Estas tareas están tomando 24 horas y mañana a las 16

    ResponderEliminar
  23. No sostendré la cuerda que nos envuelve a los dos. Esa tarea te la dejo a tí (pero desde ya te digo que no pondré de mi parte...Sueltala déjame caer como cae un trapecista al vacío; mis manos no se uniran a las tuyas para soltar el nudo.
    Nos equivocamos en qué sentido? Si abrirte la puerta fue equivocarme entonces bienvenido sea el vivir errada por el resto de mi vida. Vuelve a entrar ciérrala con seguro y tira la llave desde la ventana al mar.
    Y, por qué esto tan público, y al mismo tiempo tan anónimo? Es como si tu nombre quisiera ver la luz junto al mío pero aún no se atreve..Qué te detiene?

    ResponderEliminar
  24. Creo que en algún renglón se creó la confusión y te cruzaste con alguién a quien conoces bien.

    Si nos conocemos o no, si nos recordamos o no. Hablaste de despedidas, de nudos, de regresos y llaves. Esa es mi cronología de la fantástica forma de inventar de aquí y de allá. Pocas veces se consigue complicidad en la sensibilidad, todo muy anónimo, si. Es el valor espectante de la situación. Y si la luz de nuestros nombres juntos diluye la novedad y desparece el licor, la risa, el llanto, el amar, el besar, el mar...Entonces dirás, diré: entonces para que las llaves

    ResponderEliminar
  25. Maravillosa la capacidad de inventarnos. hoy a las 16 que pasará?

    ResponderEliminar
  26. Las 16 ya fueron y te escribí...Crees que soy alguien que quiseras que fuera?

    ResponderEliminar
  27. Las 16 ya fueron en tu reloj? Yo aún tengo mi reloj con la hora colombiana... y él me dice que son las 11.40... las 16 aún no.

    ResponderEliminar
  28. Disculpa entonces por provocar confusión

    ResponderEliminar
  29. Yo estoy con la hora de tu luna, la que marca aquí. Muy bonito se ven las luces e este lado, mientras allá todo duerme

    ResponderEliminar
  30. Entonces sí estás allá, y las 16 aún no han sido en tu reloj..

    ResponderEliminar
  31. No importa la confusión.si quieres decirme quién eres está bien... si no, es tu decisión y nunca lo sabré. También está bien.

    ResponderEliminar
  32. Si, estoy acá, pero cuando hablo de 16 es la hora que se marca en tu blog, que es la tuya, es decir que ya fueron.

    Anque cualquier situación estaría bien es evidente la desilución y eso si es lo que lamento.

    ResponderEliminar
  33. No hay desilusión... Hay ilusiones de colores. Me dirás algún día quién eres?

    ResponderEliminar
  34. Claro que sí, te lo voy a decir, pero esa parte de la historia si se la perderé el público

    Regalar ilusiones es tan generoso, como peligroso. Y es tan peligroso por que la ilusión se transforma, pero también se deforma.

    No crees?

    ResponderEliminar
  35. Las ilusiones son peligrosas pero necesarias. Ilusionarse es el precio a pagar cuando se quiere apostar por algo, cuando se prefiere el corazón acelerado, la incertidumbre divertida y la sonrisa pícara. Personalmente, me ilusiono más fácilmente con lo concreto, lo real, lo tangible y lo visible...De esa manera me protejo de los "peligros potenciales de la ilusión"

    ResponderEliminar
  36. Muy necesarias. Lo intangible que también puede ser visible, se recrea en gran medida en la imaginación y nos protege de todo plan. Es la ilusión del día a día. Pero cómo protegerme de la desilusión cuando por etérea es tan susceptible de descepción.

    Tanto que se imagina, tanto que se idealiza sucede en lo tangible, con mayor razón en lo intangible, entonces todo esta colgando de la espectativa.

    En uno y en otro que peligrosa es la ilusión, pero que dosis de vida contiene

    ¿Te das cuenta que es posible que yo sepa más de ti, que tú de mi?

    ¿ Te das cuenta que te aventajo?

    ¿ Te das cuenta que ahora te escribo, esperando que mas tarde hagas lo mismo y sin querer, eso ya es una ilusión?

    ResponderEliminar
  37. Dime que eres quien yo creo que eres. Esa si que es ahora mi ilusión.
    Ahora: si me dices que no eres quien yo creo que eres, no habrá una decepción y tampoco una desilusión. Mi ilusión inicial seguirá ahí inamovible, hasta que el ser que yo creo que eres, y no eres, decida volver por estas páginas o por las de mi correo, o decida incluso contestar su teléfono.
    Dime cuál fue tu decepción, cuál tu desilusión?
    No se si saber más de mí que yo de tí sea realmente una ventaja. No me siento en desventaja por el simple hecho de no saber con certeza quién eres. Esta claro que si espero que seas alguien concreto. Si no lo eres, debe estar divirtiéndose mientras nos lee. Y puede sentirse aludido y hasta halagado. Y a mí, qué más me da.No soy un secreto para nadie.

    ResponderEliminar
  38. Mi ilusión...

    Desilusión, no hay desilusión

    ResponderEliminar
  39. Además, hoy he aprendido a usar tu correo, Muchas cosas se escribiran por allá

    ResponderEliminar