lunes, 22 de junio de 2009

Yoga, lluvia, amigos y tu



Nos encontramos por la mañana para ir a Las Mercedes: una finca bellísima llena de energía increible y olor a campo y orquídeas. Después de recorrer los rincones de la casa y observar el paisaje, elegimos el lugar apropiado para la sesión yoga. Un regalito que quise hacerle a dos personas super lindas, llenas de energía, de luz y sensibilidad. Dos artistas del alma, fotógrafos de vidas, contadores de historias y discípulos de la vida.
Había en ellos espectativa, dudas tal vez, curiosidad y mucha tranquilidad. Hicimos Yoga, nos regalamos unión, entrega, aceptación y humildad. Compartimos la fuerza de la montaña, el concierto del río y el vuelo de los pájaros. Almorzamos en medio de risas y relatos para luego volver a Manizales a tomar café.
.................................................
Allí te encontré, me besaste en la boca a plena luz del día.
Sin verte estuviste presente, sin escucharte me susurraste palabras al oido, sin tocarte, pusiste tus manos sobre mi cuerpo y sin conocerte estuviste siempre a mi lado.