domingo, 20 de diciembre de 2009

Hoy es uno de esos días...




Uno quisiera a veces que la gente siguiera su camino, sin atravesarse mucho, sin interrumpir la vida ni enredar la cabeza. Uno quisiera a veces ser invisible y pasar de largo. Que nadie importe, que nadie llame a la puerta. Uno quisiera a veces no estar para nadie.. Otras veces, como hoy, uno quisiera exactamente lo contrario...

lunes, 30 de noviembre de 2009

Ausencia de Palabra




Está claro que el vocabulario y las frases utilizadas nos definen y dejan entrever qué clase de persona somos, qué nos gusta, qué deseamos y qué pensamos.  Las palabras nos dibujan, las expresiones relatan el momento por el cual estamos atravezando.  Hay palabras y frases que a unos acompañan diariamente y otros apenas las mencionan y visceversa.  
Yo por ejemplo soy amiga de palabras y frases como "te quiero mucho" "libertad", "respeto", "amigos" "perdón", "buen rollo", "sentido el humor" , chocolate y otras menos bonitas pero muy útiles a la hora de expresar ciertos estados de ánimo que definan la rabia o la impotencia y que por respeto al lector no voy a escribir pero ya cada uno se las imaginará. Esas palabras también me acompañan y seguramente también me definen.  Sería mejor no decirlas pero a quién no se le sale un madrazo cuando la ocasión lo amerita?
En cambio existen palabras y expresiones que yo por lo menos no utilizo como "rencor", "te odio", "me cae gordo", "lo detesto", "balanza de pagos", "Dow Jones", "voy a consultarlo con mi asesor financiero", o "no me decido entre este Versace y este Dolce&Gabana".  Esas palabras no están en mi día a día y no me hace ni cinco de falta pronunciarlas.
Y por último están las palabras que a uno le gustan, que es rico escucharlas y decirlas, pero que hacen falta. Que no están, no llegan y uno ya no tiene el gusto de saborearlas.  Hay muchas que a mi me parecen especialmente bonitas pero hay una y sólo una en especial, que me sorprendió hoy cuando,  me invadió un enorme deseo de ser escuchada y la dije en voz alta mientras manejaba aún en la oscuridad de la mañana y bajo la lluvia, la neblina y el frio  característicos del otoño.
Una palabra que repetí varias veces hasta darme cuenta de cuánto la extraño y lo peor, de qué extraña se está volviendo para mí.  Una palabra que me entristece no usarla todos los días como lo hice durante 33 años.  Porque todas las palabras sirven para nombrar objetos que vienen, se van y vuelven y por lo tanto nunca pierden vigencia y uno puede seguir utilizándolas siempre.
Pero lo que a mi me falta en mi vocabulario cotidiano, que extraño y me duele no pronunciar es la palabra MAMÁ.   "Te quiero mucho mamita", no sabes la falta que me hace llamarte y decirte "hola mami, como estás?".

domingo, 15 de noviembre de 2009

Cuestión de prioridades

No busco la felicidad en el otro; por lo tanto, el hombre que esté a mi lado debe ante todo ser feliz en lugar de tratar  hacerme feliz.

Con este sí, con este no

Se puede vivir tranquilamente sin pareja, sin carro, sin mascota o sin gaseosa.
Pero no se puede andar por la vida sin amigos, sin música, sin libros o sin chocolate.  No me vengan a mí con cuentos.

jueves, 12 de noviembre de 2009

Mudo reflejo en el espejo


A veces pareciera que aquel  reflejo de sus cuerpos desnudos en el espejo fuera un sueño.  El nunca existió, ella fue una ilusión. Todo, un peligroso juego imaginario e irreal.  Tan irreal que aún su cuerpo conserva el olor de aquel instante. Tan imaginario que a pesar de la distancia, sus cuerpos siguen unidos en el espejo. Sólo es un mudo y lejano reflejo que existe en el recuerdo... o en la imaginación?

martes, 6 de octubre de 2009

Llegó el otoño

Llegó el otoño.. Oficialmente y como todos saben el 21 de septiembre hizo su entrada triunfal por este lado del globo... y cómo se siente la diferencia! las temperaturas bajaron considerablemente y los días comienzan cada vez a acortarse más.
Antes, al despertarnos Juan y yo saludábamos al sol; ahora cuando saltamos de la cama aún es de noche y al sol lo vemos apenas asomarse cuando ya vamos de camino para el colegio.  Llueve casi todos los días, las hojas de los árboles empiezan a cambiar de color y a caerse.
A mi me gusta el otoño, me parece un tiempo de preparación, de introspección;  me gusta el sonido de las hojas al pisarlas, me gustan el amarillo, el rojo y el naranja del paisaje, me gusta recoger castañas en el bosque y comérmelas calienticas por la noche, me gusta hacer adornos con todo lo que la naturaleza nos regala: las semillas del pino, las hojas secas, las nueces y todos esos regalitos que uno se encuentra en el bosque.  Todo eso me gusta.  En menor escala, el frío, la humedad y la lluvia. Pero hace parte de esta época del año y hay que recibirlo como viene.

En el verano no me hizo tanta falta, pero por esta época sí que me gustaría tener un buen par de brazos amigos -o amantes-  por aquello del arrunche y la enredadita bajo las cobijas.

Definitivamente...

Diversión y desconcierto 
provocan en mi 
los niveles de insolencia 
de algunos


domingo, 4 de octubre de 2009

mi mama me mima, mi mama me ama, me mamé de mi mamá. Y la mamá cuando se mama?

Tengo varias amigas que conscientemente han tomado la decisión de no traer hijos al mundo. Algunas tomaron esa decisión desde chiquitas: nada de jugar con muñecas, ni de andar para arriba y para abajo con un cochesito de juguete y menos de andar cargando muñecos que lloren, hagan pipí y tomen tetero. Nada de eso; ellas lo tenían clarísimo! para mamás, sus madres y abuelas, sus tías y amigas pero ellas "ni de fundas".
Yo no lo tenía tan claro. No fuí una niña que jugó particularmente con muñecas; yo era más de hacer chocitas, jugar al escondite, rin rin corre corre y lleva; las muñecas no era mi fuerte. Tuve una época cortica de Barbies pero rápidamente me cansó tanta perfección y tanta vieja pinchada;  Porque las Barbies eran muy pinchadas y yo no tenía mucho en común con ellas ni ellas conmigo.
Quiero con todo esto decir que mi instinto maternal, antes de tener a mi hijo lo desarrolle de a poquitos con mi hermanito que llegó cuando yo tenía 15 años y con  mis perritos Milú, Paco y Mokka.  Pero eso de ser mamá, insisto, yo no lo tenía tan claro.
Sí me lo planteé durante los primeros años de convivencia con mi compañero de entonces, pero después, habíamos dejado la idea de lado y yo ya me inclinaba más hacia la idea de que mi vida iba a ser tranquila, que mis noches seguirían de fiesta, teatro y amigos, mis domingos en la cama hasta las 10 de la mañana, las vacaciones de morral y largas caminatas, montada en un camello o en un bus destartalado o en lo que fuera que me transportara.  Mejor dicho yo ya me había pintado un futuro libre, para mí solita; un futuro sin hijos.
Pero a veces pienso que no es que uno traiga los niños al mundo sino que ellos son los que deciden  cuándo llegar y a dónde llegar. Juan si que la tenía clara. El eligió llegar a este mundo y oh sorpresa me eligió a mi no como madre y guía sino como pupila y alumna. Porque aquí el Gran Maestro es él indiscutiblemente.
Yo he escrito sobre la dulzura de ser madre, sobre el sentimiento único y especial que una criatura puede despertar en una mujer, sobre la felicidad de mi embarazo y lo sintonizada que estoy con mi vida y mi maternidad.
Pero esta vez quiero también felicitar a mis amigas las que no tienen hijos por decisión propia. Quiero ponerme de parte de ellas y contarles lo que se están perdiendo.-  Ojo no quiero con esto herir suceptibilidades de madres perfectas que todo lo pueden. Si todo lo pueden y nunca se maman, felicitaciones.
Personalmente ni todo lo puedo y sí que me mamo.
A ver: empecemos por el embarazo: Yo tuve uno ejemplar, todo hay que decirlo. Ni nauseas, ni mareos, ni asquitos inesperados. Pero he visto unas embarazadas que sufren de principio a fin, a todo le cogen pereza, cualquier olor o sabor les causa náuseas, duermen mal, les pesan las piernas, les duele la espalda... en fin que puede ser una experiencia bastante aburridora.
Del parto ni hablar.  Son poquitas las que conozco que dicen que fueron a la clínica tuvieron el bebé y como si nada. No señoras. Un parto en general, es un llamado al sufrimiento, la ansiedad y en ocasiones el dolor.  Uno se sale por la tangente diciendo que la felcidad de traer al bebé al mundo opaca cualquier dolor pero a quién engañamos? un parto natural o con epidural mal puesta (mi caso) puede ser bastante traumático.
Después del parto empieza lo bueno. Si el bebé es tranquilo, domirá plácidamente 4 horas, pero si no lo es, prepárense para estar cada dos horas listas con la teta afuera y a rezar para que le guste la teta y sea de buen comer porque si no, a preparar y calentar teteros se dijo!
Y que me dicen de la cambiadita de pañal.  Asco lo que se dice asco no da, porque igual ese hijito es sangre de la sangre de la mamá pero no me digan pues que el olorsito y el colorsito es agradable! para nada. eso de agradable nada y hay que cambiar pañales por montones.
Va creciendo el niño, y van  aumentando los gastos.  Es cierto que empezará a dormir mejor, a ensuciar menos pañales al día, pero la atención requerida es igual o mayor. La mamá ahi. al pie del cañon para lo que el niño quiera o necesite.  Halar el pelo? ahi está la mamá; morder la teta? -ya que nacieron los dientes, pues a morder la teta que ahí está la mamá, llorar por hambre, sueño, sed o por ninguna razón? hagale mijo que para eso estamos!.
Dos años y medio tiene Juan. Un niño rmuy vacano. Tuvo su etapa de pataletas, y fuertes, pero ya le pasó; Pero en general un niño recomendadísimo para cualquier mamá. Yo tuve suerte; yo tengo un hijo que muchas mamás quisieran: juicioso, pilo, de buen humor y cariñoso.  Si hubiera sido "el patas" lo amaría igual y estaría igual de orgullosa.  Pero confieso que esto de ser mamá me mama de vez en cuando. Toda mi vida gira en torno a él. Mis decisiones y mis destinos. Mis noches y mis amaneceres. Todo absolutamente todo en la vida de una mamá estará por siempre ligado a su hijo o a sus hijos.
Así que bien por las que no los tienen. Las felicito. Encontrarán la felicidad y la plenitud en otros quehaceres, con otras personas, otras relaciones, otros afectos. Cuando el ser mamá no está dentro de una mujer, no se metan por ahí, sigan como van, que como van van bien.
Y para las que decidieron y se prepararon  o para las que la maternidad nos llegó como regalo pues adelante! sigan guiando a sus hijos y sobre todo déjense guiar por ellos. Ellos son la luz y la vida ellos son sus maestros y guías, sus amigos y compinches para el resto de la vida. Y permitánse de vez en cuando detenerse, cerrar los ojos y gritar al viento (al viento, no al hijo):  CARAJO ! ME MAMÉ!!! eso las aliviará y les dará alientos para seguir adelante.


viernes, 2 de octubre de 2009

Eco-lógica

Quienes me conocen saben que desde hace unos años para acá he tratado de seguir una línea verde en mi vida; quiero decir que procuro, en lo posible, poner mi granito de arena para proteger el medio ambiente.  En mi casa por ejemplo empezamos a separar la basura biodegradable hace más de 10 años. Cuando eso para la gente era desconocido e inusual, mi mamá hacía huecos en el jardín y enterraba las cáscaras de huevo y frutas y  las pepas de cuanto lulo, curuba o mandarina pasaban por la licuadora.  Era tan ecológica mi mamá que hasta las heces de los perros vecinos y de nuestra entrañable Milú iban a parar al abonado jardín.  Al comienzo los vecinos pensaban que perdíamos el tiempo haciendo todo eso, pero después de unos años y gracias a una fotografía aérea, pudimos constatar que el pasto más verde del condominio y el jardín más fértil era por supuesto el nuestro.
Y ahí no para mi conciencia ecológica.  Yo no entiendo cómo muchas personas dejan la llave abierta del lavamanos mientras se cepillan los dientes. Si supieran que se pierden 5 litros de agua por minuto creo que dejarían esa costumbre;  hay quienes dejan también  la del lavaplatos mientras enjabonan la vajilla.
Quiero aclarar que no llego a extremos: conozco familias en las que no se suelta la el hinodoro después de cada uso sino sólo cuando el usuario ha hecho "la #2" o qué tal aquellos que llenan la tina y por ahí pasa primero el papá luego la mamá y por último los hijos... eso por muy ecológico que parezca ya me suena más a tacañería y suciedad.
Pero sí que hay cosas que cada uno puede hacer para contribuir a que el deterioro de nuestro planeta sea más lento, porque a la velocidad que vamos, aquí no habrá planeta vivible para los que vienen.
Qué fácil es llevar un morral y bolsas de tela al supermercado! es que la cantidad de bolsas que las personas se llevan para la casa es aterradora.  Hay gente que las usan para la caneca de la basura; pues que se lleven  3 o 4 pero no 20!
Ni qué decir de quienes lavan la ropa a 60°, si supieran la cantidad de energía y por ende de dinero que se ahorra cuando lavan a 30°
Hay personas que compran el jabón quita grasa para la loza, el producto que limpia la cal de los grifos, el que limpia el lavamanos, el especial para la ducha, el de olorsito a lavanda para el piso de la sala y el de olor a pino para el de la cocina, el que le quita el polvo al televisor y el otro para los muebles, ah! y por supuesto el Zip para los vidrios! Personalmente, soy la mejor amiga del vinagre con bicarbonato para todo eso; ahorro  cantidad de dinero y le hago sin duda un favor al medio ambiente (porque no es solo el desecho que se va después por la cañería sino la botellita de plástico en la que cada producto viene empacado).
Lo mismo para la ropa! vinagre con bicarbonato es excelente para la lavadora (ese tip es de mi gran amiga Ana María :-) ).
Apuesto que si levantas la mirada encontrarás más de un aparato conectado y que no está cumpliendo ninguna función: ahora mismo están televisor, radio, licuadora, horno microondas y una que otra lámpara conectadas. Apagadas pero conectadas. Ahí también hay un consumo considerable de energía.  Ayer leía que por cada aparato conectado y sin usarse, se consumen 25Euros más al año. Por cada uno! si se desconectan los que acabo de nombrar el ahorro de 150Euros anuales; nada mal!
Hay cientos de cosas que se pueden hacer:  Por ejemplo uno puede elegir las galletas que vienen en un solo paquete y no esas que vienen en un paquete de paqueticos de a 2;  o elegir el yogurth que viene por litro (ojalá en botella de vidrio) y no los 6 vasitos aparte; o las frutas y verduras sueltas y no las que vienen empacadas con cartón y plástico; usar recipientes con tapa en lugar de plástico adherente o papel aluminio; y "limpiones" en lugar de papel de cocina; comprar juguetes de segunda mano en buen estado y darles más vida y más uso; en lugar de querer siempre lo nuevo y costoso y contribuir a la producción mundial de basura; apagar las luces cuando no se necesitan; (aquí tengo que recordar a mi papá que entraba a la casa y la recorría de abajo a arriba apagando luces y contando: 1, 2 3 , 4. 5 luces prendidas! y nadie que las necesite!) En fín, es interminable la lista de pequeñas contribuciones que podemos hacer.
Podemos elegir un consumo consiente y no comprar productos de marfil o de coral que lo único que hacen es recordarnos la capacidad depredadora y destructora del ser humano; o aerosoles que son excelentes para acabar con la capa de ozono; o evitar comprar la cerveza o gaseosa enlatadas y optar por envases retornables.  Si la gente supiera la cantidad de pájaros y peces que se enredan en los anillos de plástico que sostienen las 4 o 6 latas!  Si no hay otra opción, se puede cortar los anillos con tijeras antes de botarlos y estripar muy bien las latas para economizar espacio en la bolsa de basura. Comprar bombillas fluorecentes y reemplazarlas por las normales; cuadernos y libretas de papel reciclado; enviar tarjetas de navidad y cumpleaños electrónicas; comprar árbol de navidad natural y después de las fiestas plantarlo en el jardín; imprimir lo menos posible y si hay que hacerlo, utilizar el papel por ambos lados. *
Hay mucho.  A mí seguramente me falta bastante pero igual siento que hago mi aporte.  Tengo una amiga que no usa nada de cuero y todos sus zapatos y chaquetas son de plástico reciclado o tela. Yo confieso que a mí aún me gustan las chaquetas y los zapatos de cuero pero aplaudo todas esas iniciativas que promueven el respeto a los animales y el cuidado de  este globo que nos contiene y nos sostiene a todos.
Yo soy ecológica en cuanto al agua, la energía y los productos de consumo. Debo aceptar que no soy nada ecológica con mis sentimientos. Yo los expreso, los boto, los regalo y los comparto.  Me enamoro y me entrego sin ahorrar energía. Pero de una cosa si estoy segura: por ahí habrá alguna relación enterrada que seguramente me gustará reciclar en el futuro.

* En Holanda se inventaron un tipo de letra ecológica (Ecofont) el cual consume una cantidad de tinta bastante menor que los tipo de letra comunes.  Se puede descargar gratuitamente desde aquí:   http://www.ecofont.com/ecofont_es.html

domingo, 27 de septiembre de 2009

Palabras al viento

.

Elevando cometas

                                                                                                                                                                          
Desde hacía días estaba por escribir acerca de las cometas. Esas amigas de infancia que me entretuvieron domingos enteros al lado de mi papá quien me las fabricaba cuidadosamente con papel, palitos,pita y colbón. Creo que de todos los planes familiares, el que recuerdo con más cariño y alegría es ese:  elevar cometas con mi papá.  Y no sólo elevarlas sino todo el proceso de elegir los colores, cortar el papel y pegar los palitos. Hoy creo que el papá ideal es ese que  sabe hacer cometas.  A veces pienso que tuve el papá ideal: mago, titiritero, librero y fabricante de cometas!
Un niño jovial y juguetón disfrazado de papá... qué maravilla.
Pero sigamos con el tema de las cometas. Qué artilugio más divertido. Es increible que algo tan simple y tan sencillo pueda provocar cosas tan profundas y complejas.
Hace un mes fui a la playa con Juan y decidí comprarle una cometa (algún día seguramente las haremos juntos). Una cometa de una tela muy suave y colores vivos. La compré pensando en él y en todo lo que se divertiría elevándola.  El ensayó un par de veces pero creo que está muy pequeñito para sostener la pita y disfrutar el ir y venir de ese colorido objeto en el aire.
Así que pronto la dejó de lado y siguió con lo que atrapa por ahora su atención: la arena, el balde, la pala y los carritos.
Yo decidí entonces darle pita a la cometa y echarla a volar. Elevar la cometa fue darle rienda suelta a mis sueños y a mi imaginación. Fue atarlos a una pita, dejar que el viento los arrastrara y se los llevara cada vez más lejos y  depronto traerlos de nuevo hacía mí en una batalla silenciosa entre el viento y yo.
Elevar esa cometa fue encontrarme conmigo y darme cuenta una vez más y de una manera maravillosa que la única responsable de mi vida soy yo.
Mi cometa voló muy alto, la pita se me escapaba de las manos rápidamente y yo no tuve más opción que dejarla volar hasta donde ella pudiera
Yo soy esa cometa: libre, juguetona y soñadora.
Puedo escaparme fácilmente de aquellas manos que quieren agarrarme para no dejarme volar.

sábado, 26 de septiembre de 2009

Los duelos no me duran (qué felicidad)


Cuando entro a mi blog y veo esa cinta de luto y la página tan negra y tan triste me convenzo cada vez más de que ni la foto, ni el color ni el texto me definen. No soy yo. No va conmigo. Me definen la alegría, el buen vivir, las sonrisas, la vida plena, el juego, lo bonito, lo azul, lo blanco, lo vivo.
Me define la vida, el sol, el agua.  El duelo fue cortico y bonito.
Fue un buen día; Juan se fue para una fiesta de cumpleaños, así que me fuí para Bruselas, me comí un helado de mandarina y grand marnier (exquisito),  y me metí a una película muy divertida: Easy Virtue.
La recomiendo. Salí contenta, con ganas de seguir tomándole el pelo a la vida,
corriendo más rápido que la tristeza o cualquier asomo de ella.
Me siento bien, libre, tranquila.  Llena de vida, llena de amor, llena de sonrisas y llena de mí.
Qué más se le puede pedir a la vida!.

viernes, 25 de septiembre de 2009

lunes, 21 de septiembre de 2009

Tirando las llaves


Nunca olvidaré el día en que mi mamá me dio por primera vez la llave de la casa. Yo tenía 9 años y en ese momento me sentí la persona más importante y responsable del mundo. Las llaves de mi casa! yo ya podía entrar sin tener que timbrar ni esperar en la puerta a que me abrieran!


Muy cuidadosamente inserté la llave en una cuerdita azul que anudé a mi cuello con el mayor de los cuidados y me fui, como era habitual, a montar en bicicleta.  Al cabo de unas horas ocurrió un fuerte accidente:  Un Renault 4 doblaba la esquina en el mismo momento que yo, pero en sentido contrario; resultado: choque frontal, bicicleta debajo del carro,  niña muy aporreada con un morado inmenso en la pierna derecha y lo peor de todo... la cuerdita que sostenía mi llave ya no estaba!  fue lo primero que pensé cuando ocurrió todo; no pensé en mi bicicleta, no pensé en el dolor de mi codo ni en el morado horroroso de mi pierna, no pensé ni siquiera que acababa de estrellarme de frente contra un carro! pensaba en mi llave, en lo mal que lo iba a pasar cuando contara en mi casa que la había perdido!  Finalmente me llevaron a mi casa y unas horas más tarde el celador  fue a entregar la llave que había encontrado a unos metros cerca del accidente.


Esa fue mi primera experiencia con mis llaves.  A partir de ahí empezaríamos, mis llaves y yo, una relación singular.
Seguramente no soy la única que pierde sus llaves con cierta frecuencia.  A mi me pasa por lo menos 2 veces a la semana; por más que les tenga un lugar fijo algo sucede y como por arte de magia  "desaparecen".
Me pasó por ejemplo cuando Juan tenía 10 meses, que las deje dentro del carro, con bebé a bordo. Eso no se lo deseo a nadie! Afortunadamente esta "garrapatica" mía es de una tranquilidad aterradora y, como adivinando lo que estaba pasado,  esperó tranquilamente a que llegara el cerrajero y solucionara el tema casi una hora más tarde.
Pero hoy mi razón de escribir no está motivada por las anécdotas que tengo con respecto a pérdida u olvido de mis llaves sino por el hecho de que en mi bolsillo tengo 1 llave y no es de mi casa.
Desde los 9 años he tenido llaves de mi casa en Manizales y sobra decir que nunca he tenido que devolverlas.  Aunque me he ido de esa casa en repetidas ocasiones, sé que sigo contando con las llaves.  Tener las llaves de la casa de la familia es no sólo saber que se cuenta con techo y cama sino con un hogar.  Eso es importante saberlo.
Cuando llegué a Bélgica recibí del abuelo de Juan las llaves de su casa pues allí tenía aún algunos libros y juguetes y eventualmente iba a esa casa, pero nunca tuve que usar la llave pues él o el papá de Juan estaban siempre allí. Hace 5 días, de la nada, me pidió que le devolviera las llaves. Aunque yo no contaba con esa casa como hogar, me pareció muy significativo tener que devolverlas.  Está claro: ahí nada me pertenece y ni mi hijo ni yo pertenecemos a ese lugar. Estuvo bien que eso pasara, justo un día después de comenzar a sopesar mi estadía aquí. La actitud del señor, sin quererlo, ayudó a reafirmar mi decisión.
Me quedaban 2 llaves en mi llavero: la del carro y la de la casa de mi amiga en donde vivo de alquiler.  Hoy mi carro sacó la mano. La caja de cambios se trabó y me tocó llamar a la grúa. . Al sacar la llave del carro y entregársela al señor de la grúa, sólo me quedó la de la casa de Ann, mi amiga.  Me la eché al bolsillo y empecé a caminar hacia la estación del bus. El el trayecto, me metí la mano al bolsillo y toqué esa llave fría y solitaria.  Esa llave de una casa que no es mi casa.  Esa llave que pronto, muy pronto voy a devolver sabiendo que podré de nuevo cargar MIS llaves. Esas que están en un llavero en algún lugar de la casa de mi papá... Uy! dónde estarán esas llaves?

viernes, 18 de septiembre de 2009

La felicidad es nuestra identidad.




Y aquí estoy de nuevo. Haciendo lista de pros y contras,  calculando, comparando, observando, tanteando qué puede ser mejor, dónde puedo estar mejor, cuál es el lugar apropiado para mi y para Juan...
La lista está muy pareja: que aquí hay más actividad cultural; que el clima allá es más agradable; que aquí las posibilidades de viajar son mayores; que allá están mis amigos y mis afectos; que la pedagogía del colegio de Juan aquí; que los amiguitos y tías putativas allá.  En ambos sitios estamos bien. En ambos lugares somos felices... pero la realidad es que económicamente me será imposible quedarme un mes más. De hecho, si no consigo trabajo la próxima semana, tendré que regresar a Colombia. Ya no es una cuestión de meterle la ficha, ya es una realidad.  Hay que saber detenerse y entender que si no se puede seguir adelante lo mejor es voltear la cabeza y emprender de nuevo el camino de regreso.
Y ver en ese camino de regreso todo lo aprendido y todo lo vivido. Nuca veré ese regreso como una pérdida ni como un fracaso; y para quien así lo crea será  su problema y su opinión.
Para mí será una fantástica experiencia, un poder decirle a Juan en un futuro: tu mamá lo intentó, tu mamá quiso mostrarte el mundo, tu mamá encontró para tí el mejor colegio de Bruselas, tu mamá dejó lo poco que había construido en Colombia para mostrarte la vida en Bélgica.
Pero también con orgullo le podré decir: tu mamá decidió regresar antes que irse a trabajar en cosas que no estaban acordes con su formación, capacidades y expectativas porque tu mamá ante todo tenía que ser feliz y estar a gusto con su vida. Así que aquí estamos hijo mio, en Colombia de nuevo, al lado de tu abuelito que te adora con locura, jugando con Nico los fines de semana, visitando a Tomy, besando a Anita a Pato a Lore y a Juli, leyendo cuentos en la librería, montando en moto en Juan Valdéz y caminando por la 23.  Aquí estamos Juan.  Hablando Español en lugar de Holandés,  viajando a Bogotá y no a Amsterdam, montando en buseta y no en tren, y felices Juan. Siempre con la cabeza en alto, siempre con la sonrisa y las ganas de salir adelante. Siempre triunfadores y jugando con la vida así como ella se divierte jugando con nosotros.
Porque tu hijo mío, así como Cabral, no eres ni de aquí ni de allá. Tu eres del mundo... Perteneces al lugar en  el que tu elijas ser feliz... y tu eres feliz por naturaleza...como tu mamá... Tu eres feliz en donde estés...Porque tu color de identidad hijo mijo, como el de Cabral es el de la felicidad.


Nota: para aquellos (as) que se preocupan y sufren porque aquí la presente "no pone el huevo" "no se ubica" "no tiene un plan de vida concreto"  "no sabe para dónde va"  tranquilos...no se afanen,  éste es mi camino, así se me presenta la vida, tal vez en la movilidad y el cambio está mi ubicación; mi huevito es Juan y él va conmigo hasta la muerte y más allá, mi plan de vida concreto es la felicidad, la verdad y la tranquilidad de consciencia y eso, se los aseguro lo he conseguido y sí que sé para dónde voy: para adelante partiendo siempre desde este presente que me acompaña y me protege.  Así que no sufran que yo estoy bien así como estoy.  Más bien les recomiendo que esa energía que gastan en preocupaciones, críticas o comentarios, enviénmela en buenos deseos, sonrisas y buen rollo o déjenla para ustedes. Un beso y se les quiere.

sábado, 5 de septiembre de 2009

El arte de las despedidas

Siempre me ha llamado la atención la manera como la mayoría de las personas se despiden de sus seres queridos en un aeropuerto: las lagrimas, los abrazos largos y dolorosos, las palmas de las manos contra el vidrio...Las madres se quedan desoladas, los padres aturdidos, los hermanos solitarios... 
De mi sabia mamá aprendí muchas cosas y una de ellas fue a despedirme sin mirar atrás, sin dramas y sin lágrimas.  Confieso que algunas veces quise que hubiera más emoción en las despedidas, una que otra lagrimita o un "vamos a extrañarte mucho qué pesar que te nos vayas"  Pero de eso nada... Mi mamá y mi papá frescos como una lechuga  me llevaban al  aeropuerto  y decian:  "vaya pues que le vaya bien" me daban un beso un corto abrazo y hasta el año siguiente.  Ya en Bogotá antes de pasar a emigración me quedaba aturdida con la cantidad de lágrimas,oraciones,recomendaciones que unos y otros se daban al decir adiós... En ese momento extrañaba la despedida melodramática pero al mismo tiempo agradecía en silencio a mi familia el que me hubiera ahorrado el dolor y la berriada antes de un largo viaje.
Y es que eso de despedirse es todo un arte.
Hay quienes festejan 2 o 3 semanas antes y cada encuentro es una disculpa para la despedida. Otros se van en silencio con sus maletas en mano y sin hacer mucha algarabía emprenden un largo viaje.  Hay quienes después de hacer todo el ritual del adiós con días o semanas de antelación finalmente no viajan o aquellos que en medio de lágrimas y gritos de dolor se despiden inclusive  cuando el viaje durará solo un par de días.
Pero uno no sólo se despide cuando hay un viaje de por medio o cuando va a dejar de ver a alguien por un tiempo determinado.
A veces tenemos la dura oportunidad de despedir a quienes se van de este mundo. Yo tuve la suerte de estar presente cuando mi mamá emprendió ese viaje sin regreso e inclusive en ese momento fue discreta, tranquila, sin drama y sin nostalgia.
Nos despedimos de quienes viajan y de quienes mueren.  También de aquellos que caminan días, meses o años con nosotros y después deciden seguir otros caminos. A ellos también les decimos adiós ya no con  las manos pero sí con el corazón  les deseamos que les vaya bien y les lanzamos un hasta pronto, hasta luego, hasta la vista, hasta siempre o hasta nunca. 
Para todo lo que llega en la vida hay un adiós; todo lo que llega se va y para eso hay que estar preparados. Hay que saber soltar, hay que poder desprenderse, hay que dejar ir y tener siempre presente que nadie nos pertenece, ni nuestros hijos ni nuestros padres, ni nuestros amigos, ni nuestros amantes.  Todos absolutamente todos se irán en algún momento por algún tiempo o para siempre y  cuando eso ocurra tenemos que desprendernos, abrir las manos, desamarrar los nudos, extender el corazón, desear lo mejor y decir sin lágrimas ni dramas: Adiós que te vaya bien.  

jueves, 3 de septiembre de 2009

Lom Be Lom

Qué me diste? qué me quitaste? qué me negaste?
Qué me dijiste? Qué te callaste?
Qué me contaste? Qué te conté? 
Qué historia nos acompaña?
Que nos sobra? que nos falta? 
Qué me falta?
Tu me faltas.
Y por qué? qué me hiciste? qué te hice?
Nunca lo sabré
pero tu me faltas. 

lunes, 24 de agosto de 2009

Elijo el perdón

Siempre he considerado que soy una afortunada: Tuve una infancia tranquila y agradable, una familia normalita, muchos amigos y amigas, he viajado y he tenido contacto con otros idiomas y culturas, he amado con locura y me he sentido correspondida, he aprendido lo que había que aprender de las experiencias negativas y sobre todo he aprendido a perdonar.

Y es que es perdonar es un arte que no todo el mundo aprende y por eso me siento afortunada, porque de una u otra manera he aprendido a renunciar al resentimiento y a elegir el perdón como opción de vida para estar presente aquí y ahora.

Cada proceso de perdón se toma su tiempo. Unos duran más que otros y no estoy tan segura a qué se debe que una persona se demore más o menos tiempo en perdonar. Puede ser que tenga que ver con la magnitud del daño hecho pero también puede ser que tenga que ver con la madurez y la objetividad con que uno se acerque al perdón.
Hace un año tuve una experiencia bastante dolorosa con una persona muy cercana a mí. No entraré en detalles porque ya nada de ese pasado es importante. Sólo se que esa experiencia minó en mi la confianza en las demás personas y produjo un daño que yo pensé que era irreversible. El dolor es directamente proporcional a la cercanía de las personas. Entre más cercanas a tus afectos y a tu corazón sean las personas que te hieren, más grande será el dolor y más difícil la tarea de soltar el pasado y dejar ir la rabia y el resentimiento.
Pero de alguna mágica manera eso sucede. Hay que tener resolución y valentía. Hay que darse cuenta de que somos responsables de todo lo que nos pasa y en ese sentido somos quienes provocamos todas las situaciones positivas o negativas. Son nuestra energía y nuestro pensamiento los responsables de atraer lo bueno y lo malo que nos digan o nos hagan.
Perdonar a alguien no quiere decir que nos guste esa persona o que de la noche a la mañana la volvamos a querer y la acerquemos de nuevo a nuestros afectos. Perdonar no tiene que ver con la otra persona sino con nosotros mismos. Cuando comprendemos que esa persona nos hizo daño, actuando de la mejor manera posible e hizo lo mejor que pudo y supo de acuerdo a su nivel de conciencia y evolución, es cuando damos el primer paso para perdonar.
Soltar el pasado y liberar la pesada carga de resentimiento, ira y rabia que a veces elegimos llevar a nuestras espaldas nos empodera para vivir plenamente aquí y ahora y nos fortalece para elegir la paz, la tranquilidad y las sonrisas en el corazón.
Ser víctimas del pasado cargado de dolor y tristeza o triunfadores felices con un presente lleno de vida y amor... La elección no es tan difícil! Mi alma elige el amor, el perdón, y la paz. Qué eliges tu?
"Cuando perdonamos, nos damos cuenta de que hemos atraído un evento, y nos damos cuenta de nuestra interacción con el evento y del conocimiento de que la otra persona involucrada tuvo que satisfacer su necesidad o su necesidad de aprender".

lunes, 10 de agosto de 2009

Instante eterno


El ya la había imaginado, y le había hecho el amor con una mirada. Pero esa tarde no lo podía creer. Ella, en ese instante le mostraba la felicidad.
Un instante que ambos retuvieron para siempre. Un grito, un jadeo, una explosión que retumbó en lo más profundo. Le apretó los muslos, le mordió el cuello, le tiró el cabello y gritó su nombre. Todo en un segundo todo en ese instante, todo en un orgasmo.

jueves, 6 de agosto de 2009

El libro que recomiendo


Antes de irme a dormir escribo para observar mi vida, mi cotidianidad, lo que me gusta y lo que no. Cuando escribo, converso conmigo; Un pedacito de mí se sale y se instala en la parte superior de esta habitación y me observa, me mira y se ríe.. Pero no se ríe de mi, se ríe conmigo que no es lo mismo. Porque yo he aprendido a reírme conmigo, a mirarle el lado cómico a todo lo que me pasa..

Dice el diccionario de la RAE que la comedia es una pieza teatral en cuya acción suelen predominar los aspectos placenteros, festivos o humorísticos, con desenlace casi siempre feliz. Pues qué alegría constatar que el libro de mi vida se ubica en los anaqueles de la comedia. Ese libro estará al lado de otros de humor, de buen vivir, de bienestar. El libro de mi vida está lejos de la sección de drama y afortunadamente no se acerca a los estantes de la tragedia.

En los capítulos de mi vida pueden leerse épocas bastante conflictivas, difíciles y complicadas o situaciones dramáticas y dolorosas pero siempre han tenido un final feliz. (excepto la enfermedad de mi mamá durante mi ausencia y su muerte a los 3 meses de haber nacido mi hijo -afortunadamente se fue tranquila, pero que alguien me recuerde por qué carajos se fue). Está claro que la muerte hace parte del juego de la vida y hay que conocer las reglas y jugar como mejor se pueda, sabiendo que a veces se gana y otras se pierde.

Quiero con este pequeño escrito declarar que en mi vida he ganado mucho más de lo que he perdido. Porque todas las pequeñas o grandes pérdidas me han dejado una ganancia inmensa. Todas las personas que se me han atravezado en el camino me han dejado algo bueno. Así se hayan atravezado para reírse de mi cuando yo pensaba que se estaban riendo conmigo. A ellas y a ellos les digo gracias, porque me enseñaron a crecer, a perdonar, a levantarme.

Todas las situaciones dolorosas han tenido un final feliz. Estoy viva después de perderme a 4700 mts de altura en medio de la nieve y la noche, tengo un hijo lleno de felicidad pese a todas las circunstancias que rodearon su llegada a este mundo, soy cuerda y no tengo traumas a pesar de haber estudiado en ese horroroso colegio de monjas discriminatorias y clasistas, tengo mis piernas normales después de que tuve una fractura de tibia y peroné a 1 cm de la placa de crecimiento de la pierna; tenía 11 años! -y eso que no hablaré mucho sobre el hecho de que la radiografía me la hicieron una semana más tarde (!!!!), En fin, que todo lo que me ha pasado, duro o no, ha tenido un buen final. Todo se ha solucionado de la mejor manera. He escrito el libro de mi vida con palabras positivas, con términos amorosos, con párrafos enriquecedores, con capítulos que dan ganas de volver a leer. Qué buen libro! Hasta mañana.


martes, 4 de agosto de 2009


Hay varios temas en el la punta de los dedos (ya la tecnología nos impide hablar de "tintero"):
1.Sobre el incidente o accidente -muy consciente y inconsciente a la vez- de la cortada del cable de mi portátil por el lado que no era: consecuencia: no me puedo demorar mucho escribiendo hoy porque me quedo sin batería, y esa no es la idea.
2.Sobre los colores y las épocas en las que uno o algunos de ellos me persiguen.
3. Sobre la luna de hoy. Tal vez escribir sobre ella mañana -o cuando tenga cable- sea tarde. pero prometo hacerle un homenaje a mi amiga siempre presente y callada, madre y guía, fiel observadora de noches solitarias -no todas afortunadamente!- .
cable, colores y luna, sobre ellos hablaré en una próxima pasada por aquí.

Hasta entonces :-)

sábado, 1 de agosto de 2009

Huellas alegres


Hace unas semanas decidí darle un giro de 180 grados a mi vida (si, otra vez!) y regresar a Bélgica, país al que llegué por azar en 1999 y en el que viví durante 8 años.
Esta segunda etapa ha sido completamente distinta: ahora estoy soltera, tengo un hijo de 2 años, estoy buscando trabajo y vivienda. Mejor dicho, como dirían por ahí, "la cosa no esta pa' fiesta".
Pero he tenido días de fiesta, de celebración, de paz con la vida; días como hoy.
Tomé un tren con mi hijo rumbo a Blankenberge, una ciudad ubicada en Flandes Occidental, muy concurrida en verano pues queda frente al mar del norte y sus playas son de arena suave y agradable.
Después de visitar pingüinos, tortugas marinas, tiburones, medusas y langostas entre otros huéspedes permanentes de un parque llamado Sea Life, fuimos a caminar a la playa.
No sé ustedes, pero yo nunca me canso de ver el mar, siempre tengo una sensación maravillosa cuando estoy frente a él. Siento paz, gratitud y vida. Hay silencio y música.
Caminamos descalzos en la arena durante mucho rato. Mi hijo y yo de la mano y en silencio como si no existiera nada más; como si no hubiera nadie en la playa; conectados el uno al otro, sentimos la cadencia de las olas y la frescura de la brisa; dejamos las huellas marcadas en la arena; huellas que serían arrastradas por las olas y llevadas al mar.
De repente, una ola juguetona nos mojó las piernas y comenzamos a jugar y a saltar. A reírnos a carcajadas. De repente, fui completamente feliz y de nuevo, gracias al mar.




sábado, 25 de julio de 2009

Mordiendo la manzana


Busco incansablemente temas para escribir, palabras para poner una después de la otra,
razones para exponer. Busco motivos para vivir feliz y y felizmente me doy cuenta de que me sobran. Busco raticos a solas para poder entregarme, dedicarme, mirarme y simplemente estar conmigo.
Muerdo esta manzana y me sabe a un dulce pecado. ¿por qué lo prohibido atrae más? por qué cuando nos ordenan no poner la mano en el fuego, la ponemos para ver si es cierto que el fuego quema?
Buscar la felicidad es una condición natural; y la felicidad puede ser para unos la estabilidad económica, o esa casita frente al mar, o el olor de mañana en la cafetería de una gran ciudad. La felicidad puede llegar cuando ves en tus cajones la ropa de esa persona que habita tu espacio y tu corazón y puede llegar también cuando constates que por fin su cepillo de dientes ya no está en tu baño.
Busco incansablemente razones para ser feliz. El es una de ellas. Me hace feliz su existencia y nuestra historia. Me hace feliz escuchar sus anécdotas, Me hace feliz saber que me lee y me descifra, que me conoce. Me hace feliz saber que me enamoré de esta dulce manzana.

sábado, 18 de julio de 2009

Arepita con mantequilla o creppe's con Nutella?


Ayer fui al centro y comí creppe's con Nutella y tomé cerveza de frambuesa dos gusticos que uno se da por estas tierras.

Recordé la seriedad, la tristeza y el cansancio que se refleja en los rostros de las personas. En un café,en un restaurante, en el supermercado: gente seria, tosca, con las comisuras de los labios hacia abajo, el ceño fruncido.. absortos en preocupaciones, cargados de stress, aburridos de tenerlo todo... y eso que estamos en verano!!! no me quiero quedar hasta el invierno para comprobar que el frío se mete por los huesos hasta congelar el corazón y la sonrisa.

La decisión que tenia que tomar no es a la larga tan difícil....que es como dice la cancion: "should I stay or should I go?.....

ya tengo claro que es lo que yo debo hacer. Juan necesita una mama tranquila, contenta, sembradita, desayunando con arepita y no con creppes, tomando juguitos de mora o de guayaba y no cervezas de frambuesa, viajando entre la diversidad y el color, hablando en castellano, sonriendo en la calle, trabajando en algo propio o al menos conocido y super enriquecedor, haciendo una maestría para luego, de ser posible, trabajar en una universidad....

Carajo! que yo sabia desde el momento en que salí de Colombia que mi lugar estaba allá... pero tenia que venir para darme cuenta que ni aquí esta la gente que quiero y me quiere, ni la vida que me hace reír y cantar.

sábado, 11 de julio de 2009

Entrega Inmediata


Aqui van mis besos
y mis manos
y mis brazos
y mi sonrisa
y mi risa
y mi piel
y mi cuerpo.
Y yo.. enterita.. para vos

Raiz a tierra.



De nuevo empacando maletas.

Esta vez voy a dejar un par aqui para enviarlas luego por correo.

No quiero seguir cargando con esto. con el peso de saber que cada vez me estoy alejando mas de mi mundo. Siempre viajera, siempre con la mochila al hombro, siempre foránea, sin temor a las despedidas.

Ya no. Ya me pesa el equipaje, ya siento la distancia y me cuestan los nuevos encuentros. Ya la incertidumbre me aburre. Ya estoy buscando un materito para por fin sembrar esta flor.

lunes, 6 de julio de 2009

Quiero mi chocolatina Jet


Tengo desde hace muchos días la necesidad de escribir. Has pasado por un ladito y me has dejado ese sabor a chocolatina jet.. Pienso en ti y pienso en algo dulce, añorado, deseado.

Ha sido muy raro. Tomé la decisión de venir a Pamplona tras una oferta de trabajo. Dude mil veces si venia o no. Sobre todo al final, cuando esa chocolatina jet me estaba enviciando; cuando me estaba dando cuenta de que en Europa sería muy difícil conseguirla... Pero aun así, decidí montarme en el avión y atravezar el atlántico.. "permiso que me fui, permiso, no se atraviese nadie, yo dije que me iba y me voy... permisito" Volé contra todo pronostico, casi que contra mi... admito que imaginé varias veces, que hacía bajar las maletas del aviòn y que a ultima hora decidía no viajar... lo imagine solamente. no tuve el valor de hacerlo.
En fin, que igual llegué a Pamplona. Aún no he sido feliz. Aún me cuesta estar aquí. por el calor, por las circunstancias, por las condiciones. Pero sobre todo por la desilusión. Vine por una oferta de trabajo que hoy no existe. Vine para no quedarle mal a un amigo que me había conseguido un buen trabajo durante 10 días.. y no hay tal. Aquí estoy, gastándome lo que no tengo, sabiendo que no voy a recibir un dinero con el cual contaba... un poco desilusionada.. Buscaré alguna posiblidad de trabajo esta semana y si no... pues apague y vámonos. Hacia Bélgica tal vez (ya no lo tengo claro). Buscaré seguro la posibilidad de una maestría... Esto no me puede estar pasando. O tal vez si. Siquiera está pasando. para ver si "espabilo" de una puta vez.

lunes, 22 de junio de 2009

Yoga, lluvia, amigos y tu



Nos encontramos por la mañana para ir a Las Mercedes: una finca bellísima llena de energía increible y olor a campo y orquídeas. Después de recorrer los rincones de la casa y observar el paisaje, elegimos el lugar apropiado para la sesión yoga. Un regalito que quise hacerle a dos personas super lindas, llenas de energía, de luz y sensibilidad. Dos artistas del alma, fotógrafos de vidas, contadores de historias y discípulos de la vida.
Había en ellos espectativa, dudas tal vez, curiosidad y mucha tranquilidad. Hicimos Yoga, nos regalamos unión, entrega, aceptación y humildad. Compartimos la fuerza de la montaña, el concierto del río y el vuelo de los pájaros. Almorzamos en medio de risas y relatos para luego volver a Manizales a tomar café.
.................................................
Allí te encontré, me besaste en la boca a plena luz del día.
Sin verte estuviste presente, sin escucharte me susurraste palabras al oido, sin tocarte, pusiste tus manos sobre mi cuerpo y sin conocerte estuviste siempre a mi lado.

Pre-Sentimiento anterior

Publicar entrada
Y ahí está ella de nuevo: presente y distante, con la mirada de la complicidad, el sabor de lo prohibido y el anhelo de lo eterno. Un encuentro esperado y aplazado.
Ya había imaginado aquellas manos que recorrieron su espalda y las recordó en el instante en el que su cuerpo reconoció al de su amante.
Cuando ella entendió perfectamente las palabras que él le dijo con sus ojos.
Ambos se dieron cuenta de que sus labios ya se habían besado, de que sus cuerpos sin antes sentirse, se habían vuelto encontrar.
Allí entendieron que se conocían y que venían del pasado para toparse en el presente desearse en el futuro.
Y allí están ellos de nuevo: presentes y distantes. Amados desde siempre los amantes.

miércoles, 17 de junio de 2009

Sobre el costo de las palabras


Me gusta decir las cosas tal cual son. Expresar todo lo que dentro de mi existe; Lo bueno y lo malo. lo banal y lo inconfesable. Digo lo que siento, cómo lo siento y en el momento que lo siento. Aunque debo confesar que algunas veces dejo pasar el momento por razones de tiempo o de circunstancias que me impiden hablar claro y concreto. Pero casi nunca me he quedado con algo por declarar. Lo escribo, lo digo o lo demuestro. Me gusta expresarlo sin estrategias, sin planes preconcebidos. Así natural, mi verdad desnuda; así tal cual la percibo.
Está claro que todo lo que hago o digo tiene consecuencias. Siempre. Es como oprimir un botón, como lanzar un globo que tarde o temprano llegará a algún lugar.
En ese sentido, soy la única responsable de mis palabras y mis actos.
Sé que hay costos que deben asumirse cuando digo: "usted me encanta". Y me encanta asumirlos sin importar cuáles sean: puede ser desde escuchar cosas como, "gracias y hasta la vista" hasta "tu a mi también, hagamos algo al respecto" pasando por "qué bien pero qué tarde llegas con tus palabras".
Quiero decir que lo importante es decir lo que se siente. Es lo que hay. Sin esperar nada, sin imaginarse nada después, sin buscar nada.. Sólo lanzar el globo al aire que ya después pase lo que tenga que pasar. Asumo los costos.


lunes, 15 de junio de 2009

La palabra más suscinta del mundo

Largo y lluvioso fin de semana.
Me acompañan las ocurrentes y divertidas historias de "las tierras de cristal" de Baricco, una taza de té que evoca los aromas y sabores de la India y el recuerdo de una fria y opaca tarde que se convirtió en cálida y azul por la agradable compañía de aquel ser maravilloso que tanto interés despierta en mí desde el primer día que sostuve una conversación con él.

Hago una pausa en mi lectura para navegar por la red y me encuentro con una palabra hermosísima proveniende de los indios Yámanas de Tierra del Fuego.

Tomo prestada esa palabra y se la entrego a ese hombre de pestañas largas, mirada profunda y manos seductoras, para que la lea, la conozca y si quiere, memorice su significado: "una mirada entre dos personas, cada
una de las cuales espera que la otra comience una acción que ambos
desean pero que ninguno se anima a iniciar".

Según el Libro Guinness de los Récords es la palabra más sucinta del mundo.

MAMIHLAPINTAPAI.

martes, 5 de mayo de 2009

Yoga y Francés

Llegó una nueva semana llena de espectativas. mañana comienzo a dar clases de yoga en el club, y despues a recibir clases de francés porque sí pienso que debo prepararme mejor para lograr conseguir un muy buen trabajo en Bélgica.
Anoche terminé "El hombre que no amaba a las mujeres" completamente encarretador, delicioso... atrapa e impide dejarlo asi no más sin terminar un capítulo y luego el siguiente y el siguiente.
Ya mismo comenzaré con el segundo libro de la trilogía escrita por el sueco Stieg Larsson quien murió días despues de terminar de escribir el tercer libro y antes de que publicaran su opera prima.
Preparo la clase de mañana y sigo con la historia de Lisbeth Salander y Mikael... maravillosos.
Alguien ronda mis pensamientos.. un misterio que me encataría revelar poco a poco. empieza a gustarme y aún no se por qué... me atrae.

domingo, 3 de mayo de 2009

Y vamos por el cuarto

Hace mucho tiempo, cuando comenzó el furor de los blogs, hice el intento con varios. quise llevar un registro de mis articulos y guardaba todo lo que iba a escribiendo y publicando en alguno que otro medio de comunicación. Luego, antes de mi viaje a la India, comencé otro blog sobre ese lejano país en el que aparte de su historia y su cultura quise hacer mi bitacora de viaje... Pero llegó facebook, instalé una aplicación de de diario de viajes y olvidé el blog por completo. Luego hice el intento con otro más, una especie de diario personal... y tampoco tuvo resultado.
Este es mi cuarto intento. Quiero de verdad ser constante con este. solo por el ejercicio de escribir. para mi, o para quien me quiera leer.
Confieso que Twitter no va conmigo para nada. pongo de vez en cuando como estoy o lo que estoy haciendo, pero aun no me adapto... en esto, me siento más de "la vieja ola": del Blog.
Vamos a ver cómo me va con este intento.

Mañana empiezo. no sin antes contar que estoy leyendo un libro que me tiene atrapada: los hombres que no amaban a las mujeres" una novela de suspenso, de intrigas familiares, frios escandinavos. fantastica... un tanto adicitva. la recomiendo.